1
2

Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barakas, terminal 4 y tu reloj marca las 12:30 horas. ¡Perfecto! Ya estás en la puerta de embarque esperando a que abran para poder entrar e ir sin prisa.

- ¡Mierda! ¿Y mi pasaporte? – preguntas.

Es ahí cuando te viene a la mente la imagen de ti, esta mañana, dejando el pasaporte en la mesa de la cocina. ¡Allí se ha quedado! ¿Y ahora qué?

  • Ni de coña te da tiempo a volver a casa, cogerlo y volver. Tu padre no te lo puede traer porque el coche está en el taller y tu madre está, sin puntos, en la otra punta de la ciudad. Empiezas a pensar y a mirar a tu alrededor y ves una oficina que expide pasaportes en el aeropuerto de Madrid. ¡Vaya suerte que has tenido!
  • No te fías de la oficina de expedir pasaportes que hay en el aeropuerto. ¿Y si es un timo y te quedas sin viajar? Eres demasiadx desconfiadx. No lo piensas más y coges, de nuevo, un taxi para ir a casa y coger el pasaporte. Eso sí, no has tenido en cuenta que, al irte a 30 km de Barajas, puede (seguro) que pierdas el vuelo.
3

Después de una interminable cola para hacerte el pasaporte, ya tienes el tuyo. Se lo has entregado al azafato y estás en el finger esperando a que abran la puerta del avión. De repente escuchas a una pasajera anuncia que el pasajero del asiento 7D deberá elegir otro asiento. Ha quedado anulado después de que alguien vomitase en el vuelo anterior.

¡Vaya, al final no todo es perfecto! – piensas mientras ves que en tu billete aparece esa combinación alfanumérica.

Tranquilx, la compañía es muy amable y te da a elegir entre tres opciones para que estés cómodX en tu viaje y compensarte las molestias. ¿Dónde quieres sentarte?

  • Mientras esperábamos en el túnel creo que he ligado con una persona de la tripulación. Con un poco de suerte me deja sentarme en el “jump seat” con él, ella.
  • Prefiero sentarme en turista. Aunque tenga las rodillas apretadas y no pueda casi moverme, me han dicho que tendré todos los extras que quiera ¡GRATIS!
  • Escogeré el asiento en primera clase, aunque tenga un compañerx indeseable (se le ha olvidado ducharse en el último mes). ¿Cuándo volveré a tener esta oportunidad?
4

Al final eso de volver a casa a por el pasaporte no ha sido muy buena idea. El avión que has visto despegar mientras bajabas del taxi era el tuyo.

Te acercas a la ventanilla de la compañía y el chico que está atendiendo en ese momento te dice que lo único que pueden hacer por ti es ofrecerte un billete, a mitad de precio, para su próximo vuelo. Eso sí, no sabrás dónde estás hasta que bajes del avión. ¿Te apetece vivir esta aventura?

  • Uf, eso de irme a un sitio sin saber cuál será no va mucho conmigo. Además, ¿de verdad tengo que pagar de nuevo? Ni que hubiese sido mi culpa perder ese vuelo…
  • ¡Claro que me apetece! Lo único que espero es que cuando baje del avión ese lugar no me suena. No sería muy emocionante estar en una ciudad que ya he visitado.
5

¡Bieeeeen! Por fin toca suelo el avión. Menudo viajecito has pasado. El cielo en Madrid estaba despejado, tenía un azul precioso y un sol muy brillante. ¿Quién iba a pensar que se avecinaba una tormenta eléctrica y miles de turbulencias? ⚡

Bueno, tranquilx, ya ha pasado todo. Es hora de recoger el equipaje y empezar a disfrutar del viaje de tu vida. Un momento, ¿y tu maleta? 👜

  • ¿Cómo que dónde está mi maleta? Como buen pasajerx, la he colocado encima de mi asiento, de manera que no ocupase mucho espacio en los maleteros.
  • Supongo y espero que esté en la cinta de recogida de equipaje. Yo se la dejé a la tripulación para que la mandaran a la bodega. Me pasaba de los 10 kg permitidos.
  • ¡No puede ser! Mi maleta se ha quedado en el aeropuerto de Madrid. ¿Cómo me ha podido suceder esto a mí? Seguro que me la han robado antes de embarcar.
6

Por si no hubieras tenido mala suerte al tener que bajar del avión en la pista, te ha pillado una granizada mientras bajabas las escaleras del avión y caminabas hacia la terminal.

Una vez que te has repuesto de la que ha caído, empiezas a buscar los carteles de “Salida" y te diriges hacia ella. ¿Dónde estás?

7
Pasar el viaje de tu vida en New York es una verdadera gozada. Tienes mucha suerte de estar en la ciudad que nunca duerme. ¿Tienes claro lo primero que vas a hacer?
  • Quiero adentrarme y perderme en esta gran ciudad. Conocer a su gente, sus costumbres… Estoy segurx de que mi cámara y yo nos llevaremos muy buenos recuerdos.
  • Siempre he deseado poder estar en una gran ciudad para ir de compras, sin límite en la tarjeta, y sentirme como Julia Roberts en la famosísima película Pretty Woman.
8
El larguísimo viaje, desde Madrid hasta Bali, seguro que te merecerá la pena solo por los preciosos paisajes que tiene esta isla. ¿Sabes qué es lo primero que vas a hacer?
  • Soy un verdaderx amante del surf por lo que, lo primero que quiero hacer es coger mi tabla y meterme al mar a capturar olas. ¡Es lo que más me relaja!
  • Estoy tan cansadx que lo que más me apetece ahora mismo es irme a mi hotel y echarme una siesta. ¡Espero superar prontito el jetlag!
9
Por fin estás en Perú. ¿Sabías que eres una persona muy afortunada por estar en el lugar más emblemático de este país? El Machu Picchu. ¿Cómo empezarás a conocerlo?
  • Lo que más me apetece es ponerme mis botas, coger mis bastones y mi mapa, y hacer una ruta de senderismo.
  • I really want to get lost in the beautiful Machu Picchu landscapes.
10
11
12
13

Sigue nuestras actualizaciones en: